Buñuelos de calabaza valencianos

Estamos ya en los días más importantes de las Fallas, ayer se plantaron ya todos los monumentos falleros y ya solo falta ultimar detalles y esperar a quemarlos la noche del día 19. La verdad es que son espectaculares de ver y si no habéis estado nunca os recomiendo que alguna vez os acerquéis a verlos.

Una de las cosas más típicas de Fallas son los buñuelos de calabaza, se hacen en muchas casas a la manera tradicional, pero también se pueden comprar en los múltiples puestos callejeros que hay por las calles, así vas disfrutando de los monumentos mientras comes los ricos buñuelos de calabaza valencianos.

Yo empecé a hacerlos cuando llegué a Valencia, por aquello de probar recetas típicas del lugar al que me había mudado, y salieron tan buenos que desde entonces ya es tradición que los haga y los disfrute toda la familia. Con Mycook la masa se hace en un momentito, lo más engorroso es darles forma porque la masa es bastante líquida y hay que cogerle truquillo a la técnica.

Buñuelos de calabaza valencianos
No os perdáis los dulces más típicos de fallas, los buñuelos de calabaza valencianos.
Autor:
Cocina: Española
Tipo de receta: Masas
Raciones: 30-35 unds
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 200 gr. calabaza hervida
  • 260 gr. de agua de hervir la calabaza
  • 300 gr. harina de trigo
  • 100 gr. harina de fuerza
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 20 gr. de levadura fresca de panadero
  • aceite de girasol para freír
  • azúcar para rebozar
Preparación
  1. Poner los trozos de calabaza pelados en una olla con agua y cocer hasta que la calabaza esté blandita. Escurrir la calabaza y reservar el agua de cocción.
  2. Echar en la jarra la calabaza cocida, el agua de cocción y la levadura. Mezclar durante 1 minuto, temperatura 40ºC, velocidad 4.
  3. Añadir las harinas, la sal y el azúcar. Programar 30 segundos a velocidad 6.
  4. A continuación programar 1 minuto en amasado.
  5. Pasar la masa obtenida a un recipiente y cubrirla con film transparente y un paño hasta que doble su volumen.
  6. Una vez la masa haya doblado su volumen, poner el aceite de girasol a calentar en una sarten u olla no muy grande.
  7. Ya solo se trata de ir formando los buñuelos y echarlos en el aceite hasta que empiecen a estar doraditos. Yo suelo usar una sarten no muy grande para tenerlos controlados y que el aceite no se enfríe. Hacerlos a fuego medio para darles tiempo a que se hagan por dentro sin que se quemen por fuera.
  8. Una vez están los buñuelos hechos, los sacamos a un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite y los rebozamos con azúcar. Dejar enfriar un poco y ¡a disfrutar!
Notas
La dificultad principal de esta receta es a la hora de freír los buñuelos ya que la masa es bastante líquida y no es fácil de manejar. Es importante tener un recipiente con agua para poder ir mojándonos la mano con la que haremos los buñuelos.
Y os explico como lo hago yo… Meter la mano izquierda en la masa, coger un puñado y apretar el puño de manera que salga una bolita de masa por la parte superior de la mano. Con la mano derecha mojada en agua coger esa porción de masa que sale de la otra mano y con los dedos pulgar y corazón formar un hueco en el centro y echar al aceite caliente.
Aunque os pueda resultar difícil al principio, con práctica acaban saliendo bien, os lo aseguro por experiencia propia.
Así explicado a lo mejor os parece un poco complicado, pero podéis buscar en internet “cómo freír buñuelos de calabaza” y os aparecerán vídeos donde veréis como se hace en directo.
Si aún así lo veis complicado, pero no renunciáis a probarlos, ir echando masa con una cuchara a la sartén y tendréis buñuelos de calabaza sin agujero.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta: