Croquetas de pollo con jamón

Estas son las auténticas y tradicionales croquetas de mi madre y de mi abuela, pero con el toque de modernidad que les da la Mycook. La grandísima ventaja es que están igual de buenas, pero es mucho más sencillo hacerlas, ya que nos ahorramos estar removiendo la bechamel para que no se pegue.

A diferencia de la mayoría de croquetas, que suelen llevar leche, estas se hacen aprovechando el propio caldo del pollo y el resultado es mucho más suave y cremoso. Se deshacen literalmente en la boca. Además, son aptas para personas con intolerancia a la lactosa.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 500 g de pollo limpio crudo, preferiblemente pechuga
  • 1,1 l de agua
  • 1 cebolla mediana (200 g aprox.)
  • 20 g de aceite de oliva (más el aceite para freírlas)
  • 70 g de harina (más la harina para liarlas)
  • 75 g de jamón serrano en taquitos
  • Pan rallado
  • Dos huevos
  • Nuez moscada
  • Sal

Elaboración

  1. Cortar el pollo en dados. Pelar la cebolla.
  2. Añadir 1,1 l de agua y algo de sal a la jarra, introducir el pollo en el cestillo y cocer sin el vaso medidor en la tapadera durante 10 minutos a 110º y velocidad 2.
  3. Apartar el pollo y reservar el caldo.
  4. Limpiar la jarra.
  5. Echar los 20 g de aceite en el vaso y programar 1 minuto a 120º y velocidad 1.
  6. Añadir la cebolla en cuartos y sofreír 5 minutos a 120º y velocidad 1-S.
  7. Echar el pollo sobre la cebolla y triturar 1 minuto a velocidad 5.
  8. Añadir el jamón y la harina y programar 1 minuto a 100º y velocidad 4.
  9. Tomar unos 400 ml del caldo de pollo reservado previamente y añadir a lo anterior, sazonando con nuez moscada. Programar 5 minutos a 120º y velocidad 4.
  10. Rectificar de sal y extender en una bandeja de vidrio o similar para dejarlo enfriar.
  11. Cuando la masa esté fría, lavar los huevos y batirlos. Disponer en un plato harina y en otro pan rallado.
  12. Dar forma a las croquetas y pasarlas primero por la harina (nos ayudará a darle forma), luego por el huevo y, finalmente, por el pan rallado.
  13. Freírlas en abundante aceite caliente y servir. La masa ya está cocinada, por lo que es suficiente con que cojan color.

Variantes y consejos

  • Se puede aprovechar un resto de pollo cocido de otra receta. En este caso, habrá que echar menos cantidad.
  • El caldo de pollo que sobre podemos utilizarlo para preparar una sabrosa sopa añadiéndole verduras.
  • Con estas cantidades salen unas 20 croquetas. Se pueden congelar. Para ello, lo mejor es situarlas algo separadas en una bandeja de poliespán recubierto de film de cocina. Una vez congeladas, podremos guardarlas en una bolsa todas juntas. Antes de freírlas es imprescindible descongelarlas.
  • Lo que más tiempo supone es liar las croquetas. Estamos acostumbrados a darles forma alargada, pero es mucho más sencillo y rápido hacerlas redondas. Yo uso distintas formas para diferenciar el tipo de croquetas (de pollo, de bacalao…).
  • Se pueden preparar el día anterior para comerlas fuera, aunque desde luego ganan mucho recién hechas, crujientes y calientes.

Más datos sobre la receta

Croquetas de pollo con jamón

Tiempo de preparación

Tiempo de cocinado

Tiempo total

Kilocalorías por ración 575

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *