Judías verdes con patatas

Judías verdes con patatas

Este primer plato es un clásico de la cocina diaria, pero con un punto de renovación gracias al pimentón y al ajillo que hacen que tenga un sabor mucho más interesante que la simple verdura cocida.

Es apto para personas vegetarianas y que cuidan su línea. Además, lo podremos transportar en la fiambrera y comer fuera de casa.

Judías verdes con patatas
Una receta de diario que te ayudará a llevar una dieta baja en grasas.
Autor:
Tipo de receta: Verduras
Raciones: 2
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 600 g de judías verdes (pueden ser congeladas)
  • 150 g de patatas
  • ½ vaso de vino blanco
  • 4 dientes de ajo
  • 15 g de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de primera calidad
  • Sal
  • 850 g de agua
Preparación
  1. Pelar las patatas, lavarlas y cortarlas en trozos más bien pequeños.
  2. Lavar, quitar los extremos y cortar en trozos las judías si son frescas.
  3. Montar la paleta mezcladora e introducir el agua, el vino, algo de sal, las patatas y las judías (no es necesario descongelarlas previamente) en la jarra. Programar unos 35 minutos a 110º y velocidad 2.
  4. Al terminar, comprobar que las judías y las patatas han quedado bien hechas, si no, programar unos minutos más (el tiempo puede variar dependiendo de si estaban o no congeladas, así como del tipo de judía y de cómo de cocida nos guste)
  5. Cuando haya terminado, retirar el contenido de la jarra, reservando el caldo.
  6. Quitar las paletas y agregar el aceite. Programar 1 minuto a 120º y velocidad 1-S.
  7. Añadir los ajos pelados y programar 3 minutos a 120º y velocidad 1-S.
  8. Agregar una cucharadita de pimentón y mezclar 1 minuto a velocidad 4.
  9. Volver a colocar la paleta mezcladora y agregar las judías y las patatas cocidas, así como unos 50 g del caldo. Programar 2 minutos a 60º y velocidad 2.
  10. Rectificar de sal si fuera necesario y servir.
Información nutricional por ración
Calorías: 240

Variantes y consejos

  1. Puede tomarse así o aliñarse con aceite y vinagre.
  2. Es importante que el pimentón sea bueno (por ejemplo, pimentón de la Vera) porque es el que dará sabor al plato.
  3. El caldo que sobra, podemos guardarlo y utilizarlo para hacer una sopa o puré con otras verduras.
  4. Podemos añadir un poco de pimentón picante.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.