Lasaña de pollo

Lasaña de pollo

La lasaña de pollo es un plato sencillo y muy completo para el que podemos emplear la receta de bechamel que vimos el otro día.

Podemos congelarla antes de su horneo y de ese modo tener siempre lista para emergencias una comida o cena que, acompañada de un entrante ligero, puede tomarse como plato único. También podemos llevarlo en la fiambrera para comer en el trabajo.

Lasaña de pollo
Una receta sencilla y completa que podrás congelar y también llevar fácilmente al trabajo.
Autor:
Tipo de receta: Pasta
Raciones: 2
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 6 placas de lasaña
  • 400 g de pechuga de pollo (o cualquier pieza sin piel ni huesos)
  • 30 g de aceite
  • 1 cebolla mediana (200 g aprox.)
  • 250 g de bechamel
  • Queso rallado
  • Mantequilla (para untar el fondo de la fuente)
Preparación
  1. Cortar la carne en dados. Picar 30 segundos a velocidad 6. Reservar.
  2. Añadir 20 g de aceite a la jarra y calentar 1 minuto a 120º y velocidad 2.
  3. Agregar la cebolla pelada y partida en cuartos y sofreír 5 minutos a 120º y velocidad 1-S con el cestillo invertido encima de la tapa.
  4. Echar el pollo y 10 g de aceite y sofreír otros 7 minutos a 120º y velocidad 1-S.
  5. Agregar unos 150 g de bechamel y programar 30 segundos a velocidad 4.
  6. Montar las placas de lasaña bien individualmente o bien en una fuente rectangular apta para horno, untando previamente con mantequilla el fondo. Añadir una capa de la mezcla, otra capa de placas, más pollo, placas y cubrir con el resto de la bechamel y queso rallado.
  7. Hornear siguiendo las instrucciones del fabricante de las placas de lasaña (dependiendo del tipo de placas puede ser necesario cocer la lasaña o solo gratinarla).
Información nutricional por ración
Calorías: 750

Variantes y consejos:

  • Podemos utilizar esta receta de bechamel. Para darle más sabor, en este caso aumentaremos la cantidad de tomate, agregando unas 3 cucharadas para la receta completa.
  • Existen distintos tipos de placas de lasaña: algunas es necesario cocerlas, otras se ponen en seco y otras solo requieren remojo previo. Para mí estas últimas son las más prácticas y las que mejor quedan. En cualquier caso, a la hora de meter en el horno la lasaña deberemos observar las indicaciones de preparación.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.