Este repollo rehogado es perfecto para un día de cocido acompañando a la carne o con unas patatas cocidas. Muy fácil de preparar y se puede congelar.

publicidad