Salsa bechamel sin leche

Salsa bechamel sin leche

Recientemente he tenido que iniciar una dieta sin leche y he descubierto lo complejo que es comprar alimentos y cocinar para las personas con alergias e intolerancias. La alergia y la intolerancia a la proteína de leche de vaca (APLV e IPLV) es muy común en niños y lactantes pudiendo, incluso, pasar a través de la leche materna. Para las personas con intolerancia a la lactosa existen cada vez más productos en el mercado, no así para la APLV y IPLV. Casi todos los productos envasados llevan, incomprensiblemente, leche entre sus ingredientes (embutidos, bollería, panadería, cereales…).

Por ello, he tenido que experimentar cocinando nuevas recetas sin leche de vaca. Entre ellas, la bechamel, salsa que, por definición, lleva leche. Por eso aquí os presento esta versión de bechamel sin leche que podremos utilizar para preparar lasañas, musakas y cualquier otro plato que la lleve como ingrediente. Para darle un poco más de sabor, en ese caso he añadido cebolla.

Ingredientes (para 2 personas):

  • 75 g de cebolla
  • 30 g de aceite de oliva o de margarina vegetal
  • 2 cucharadas de harina (30 g)
  • 450 g de bebida de soja, arroz o avena
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

Elaboración:

  • Calentar el aceite a 120º y velocidad 1-S, 1 minuto.
  • Agregar la cebolla pelada en trozos medianos y sofreír 5 minutos a 120º y velocidad 1-S.
  • Montar la paleta mezcladora y agregar la harina tamizada por un colador.
  • Añadir la leche vegetal y programar primero 5 minutos a 80º y velocidad 5 y luego otros 5 minutos a 100º y velocidad 5.
  • Si no queremos ver los trozos de cebolla, dar unos golpes de turbo.

Variantes y consejos:

  • Si utilizamos margarina es fundamental que verifiquemos que no contiene leche ni trazas de leche entre sus ingredientes.
  • Podemos emplear cualquier leche vegetal. En este caso yo he empleado leche de avena. La leche de soja no es recomendable para personas que padezcan del tiroides.
  • Si en lugar de harina de trigo utilizamos harina de maíz (Maizena), la receta también será apta para celiacos.
  • Hay que tener en cuenta a la hora de añadir la sal que la bebida vegetal tiene un sabor más dulzón que la leche.
  • En lugar de cebolla podemos agregar encurtidos, algo de tomate frito o unas yemas de huevo.

Bechamel sin lactosa

Bechamel sin lactosa
Aunque a priori nos pueda parecer lo contrario, también podemos hacer bechamel sin lactosa. Porque todo el mundo tiene derecho a contar con unas recetas adaptadas a sus necesidades. Es por ello que si te gusta la bechamel, para añadir a tus platos, hoy la vas a preparar de forma fácil, pero sin lactosa. ¡Te proponemos unas recetas básicas y muy rápidas!.

Ingredientes

  • Una cucharada colmada de harina
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • Leche sin lactosa (Soja, avena o almendras)
  • Nuez moscada
  • Sal y pimienta

Preparación

Preparar bechamel sin lactosa

Colocamos una sartén al fuego con la cucharada de aceite de oliva. Cuando esté templado, añadimos la harina y vamos removiendo hasta que esté todo bien integrado. Ahora es el momento de ir añadiendo la leche sin lactosa. Lo mejor es que la leche esté caliente a la hora de integrarla. Eso sí, no dejes de remover. Puedes añadir un poco más de harina o de leche, según la consistencia que quieras obtener. Una vez lista, retiramos del fuego y añadimos tanto la sal como la pimienta y la nuez moscada.

Bechamel con margarina sin lactosa

Bechamel con margarina sin lactosa

En este caso, vamos a preparar una nueva bechamel sin lactosa, pero con la mantequilla adecuada. Sin duda, le añadirá un gran sabor y la podrá disfrutar toda la familia, en sus platos favoritos.

Ingredientes

  • 50 gr de harina de arroz
  • 25 gramos de mantequilla sin lactosa o bien, margarina vegetal que no lleve leche
  • 25 ml aceite de oliva
  • 500 ml de leche sin lactosa o vegetal
  • Sal y nuez moscada

Preparación

Primero vamos a derretir la mantequilla que hayamos elegido. Por otro lado, podemos mezclar en un recipiente la harina, la mantequilla ya derretida y el aceite. Es el momento de añadir un poco de la leche e integrarlo todo bien. Ponemos una olla al fuego con el resto de la leche.

Cuando esté caliente, añadimos la mezcla del recipiente y comenzamos a remover sin parar. En unos minutos verás como va espesando. Añadirás la sal y la nuez moscada. Si la necesitas muy espesa como masa de croquetas, entonces necesitas añadir una cucharada de harina de trigo. Sino, ya la tendrás lista para completar tus mejores platos.

Más datos sobre la receta

Tiempo de preparación

Tiempo de cocinado

Tiempo total

Kilocalorías por ración 265

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *