Tarta cheesecake de limón

tarta cheesecake de limón

Todavía nos quedan unos días de fiesta y alguna que otra reunión familiar. Si todavía estáis buscando algún postre para el día de Reyes, aquí os dejo uno ideal, una tarta cheesecake de limón.

Es un postre perfecto para estos días porque es ligero y fresco y después de tantas comilonas apetece algo así. Además es fácil y rápido de hacer, solo debéis tener en cuenta el tiempo que necesita para cuajar. Y por otra parte lo podéis hacer en formato tarta o presentarlo en vasitos individuales.

Tarta cheesecake de limón
Un postre ligero y fresco ideal para después de una gran comida. Fácil y muy rápido de hacer con nuestra Mycook.
Autor:
Cocina: Española
Tipo de receta: Postre
Raciones: 10
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 150 gr. de galletas tipo Digestive o María
  • 60 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 250 gr. de agua
  • 1 sobre de gelatina de limón (85 gr.)
  • 400 gr. de queso cremoso tipo Philadelphia
  • 200 gr. de nata líquida
  • 40 gr. de azúcar
Preparación
  1. Poner las galletas en la jarra y programar entre 5 y 10 segundos a velocidad 10 hasta que queden las galletas totalmente molidas.
  2. Incorporar la mantequilla y mezclar 20 segundos a velocidad 6.
  3. Echar la masa obtenida en el fondo del molde donde vayamos a hacer la tarta y presionar con la manos o con el cubilete de la jarra hasta que quede una superficie compacta. Si en lugar de tarta vais a hacer postres individuales repartir la masa de galletas en cada uno de los recipientes o vasos y compactar un poco con las manos. Reservar.
  4. Echar el agua en la jarra limpia y calentar durante 4 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 2.
  5. Añadir el sobre de gelatina, el queso, la nata y el azúcar y mezclar durante 30 segundos a velocidad 5.
  6. Echar la crema de limón en el molde que habíamos reservado con la base galletas y dejar enfríar. Una vez esté templado se tiene que enfriar totalmente para que cuaje. En el caso de hacer tarta a mi me gusta meterlo en el congelador durante 2 o 3 horas mínimo para asegurarme de que se desmolda bien sin desmoronarse. Después lo saco entre media hora y una hora antes de comer. Si vais a hacer postres individuales podéis dejarlos enfriar en la nevera ya que en ese caso no hace falta obtener una consistencia tan dura porque no hay que desmoldar.
  7. Antes de servir decorar la superficie a vuestro gusto. En este caso yo utilicé hierbabuena y frambuesas para la tarta y a la hora de servirlo un poco de caramelo líquido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta: